Sin categoría

¿DONDE ESTAN LOS HEROES?

¿DONDE ESTÁN LOS HEROES?

“Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles.”
(Bertolt Brecht.)

Mira tus miedos, “la emoción mas antigua y mas intensa de la humanidad es el miedo, y el mas antiguo y mas intenso de los miedos es el miedo a lo desconocido. (Lovecraft)”.

¿Hay algo más desconocido que tu lado oscuro?.

Todo esta en todos y cada uno de nosotros y el abismo que abre el miedo a reconocernos en lo que no queremos ser es tan oscuro que salir corriendo es supervivencia. Lo que ocurre es que una vez lo hemos descubierto abstraerse a buscarnos en el lado oscuro es muy difícil.

Lo que sucede es que el reflejo que nos devuelve esa oscuridad es muy diferente al que el espejo del baño nos regala, y como vernos recién levantados y reconocernos ya es un acto de fe renegamos del desconocido que se asoma trepando por la cornisa del desfiladero de nuestro intimo desconocido.

Y en la decisión de afrontar que lo que hemos cubierto de capas de adiestramiento (educación), apariencia y ser lo que es aceptable y no lo que somos, o dinamitar la bóveda de la cueva para que el alud vuelva a taparlo todo es donde nace o muere el héroe.

Dedicado a todos los cobardes.

11/17

Anuncios
Estándar
Sin categoría

AYER TE QUISE POR AMOR AL ARTE, HOY POR DELICADEZA. (Por delicadeza, J. Sabina)

Hay noche en el vacío,
oscura sentencia
negra voz raspando el aire
cantando ecos de presente:

pasado mío,
consecuencia latente,
dolor de presencia
en el orgullo ausente.

El frío muerde el contraste de una ventana abierta
rompiendo el nido de rata,
chimenea en ristre,
estomago demente…

y llama buscando un ausente,
y brama por el amante ausente,
y abandona en los brazos de la luna
un amor que nunca lo fue.

Sucia la calle,
húmedo el asfalto de orín de resaca y rocío de miedo,
resbala un presunto culpable
de ser solo
el superviviente de sus propios errores.

De una mano el miedo,
de la otra los recuerdos,
en la mirada el deseo de no ceder,
de resistir aun después de estar derrotado.

“Soy sinuoso nene,
soy resbaladizo nene,
mi piel es un traje a medida
bordado con la de Vulcano.
Mi alma, nene,
es la sangre del diablo
escupida por el infierno
como regalo de cumplemuerte.”

Y la noche se oscurece, cobarde,
cuando abro mi muñeca y sangro sobre su miedo,
cuando el aire de mis pulmones la atraviesa
tocando el cofre de su misterio.

Hace frío,
ardo,
tirita el viento
rodeando la carcajada que le regalo mientras sueño.

“Cuando te haya olvidado
aun te echare de menos”
y el amor que no ha vuelto
es el rencor que se ha marchado.

11/17

Estándar
Sin categoría

Sin

Sin ropa,
Sin ron,
Desnudo en la tormenta.

Salta la espuma
Sobre el viento, sobre mi cabeza.

***

El sol escolta mi sudor al caer.
Una rata asoma su hocico negro,
Huele el vacío,
Salta de la alcantarilla y
Negocia con su estomago una bolsa de basura.

Nada nuevo.
Supervivencia.

La cerveza es estiércol ardiente
Que atraviesa mis tripas
Destrozando pensamientos,
Rompiendo recuerdos,
Provocando el vomito antiguo y sucio
De un pasado en descomposición.

***

Sin ayer,
Sin mañana,
Llorando a la deriva.

Salta la ola
Sobre mi tablón, sobre mi vida.

5/17

Estándar
Sin categoría

REGRESO A LA NOCHE

Siempre que comparto mis noches con unas copas mi primera opción es Facundo Cabral.
Siempre conectamos, y en los momentos de abandono de mi ego es cuando nos cogemos de la mano y paseamos juntos lo intangible, él hablando, yo escuchando.

Hoy he querido cambiar. Cuanto más leo a Bukovski más quiero saber de él y hoy he buscado entrevistas suyas en Internet.

¡Lo que daría por juntarme en un bar amigo con Facundo y Charles!.

Escucho a Charles, cuenta como la indecencia de lo decente le asquea. Cuenta como intenta huir de si refugiándose en ciudades diferentes que fracasan en su acogida, y cuenta como una tarde entra en un bar lleno de gente, en un barrio pobre, todos bebiendo, y se sienta y observa. Esta cansado, solo quiere un lugar donde escribir y tomar una cerveza.

Mientras lo rememora hace una pausa en el relato, bebe un trago, sus ojos apenas entreabiertos acompañan la tristeza de todo su rostro.

Cuenta como se bebe su cerveza mirando como todos allí están borrachos, locos, todos bebiendo cerveza… y de repente una botella pasa volando a su lado y el tipo que esta cerca de él grita “ hey, no vuelvas a hacer eso o te mato.”

Apenas un parpadeo y afirma: “Muchacho, este es el lugar donde quiero estar”. Otra botella vuela por el aire y el camarero, sin inmutarse, le sirve otra cerveza y el piensa: “Este es mi Nirvana, esto que pasa. Violencia publica y decente”.

Sigue relatando como dos tipos comienzan a pelear, el se levanta a mear y pasa a través de ellos disculpándose. Ellos paran para dejarle pasar y después reanudan la pela. Cuando vuelve del baño pasa de nuevo entre ellos disculpándose y ellos paran hasta que se sienta en su sitio y piensa: “Este es mi cielo. Voy a beber en este bar, voy a pelear como esta gente y a vivir así.”

Aquella noche jamás se repitió. durante años, con interrupciones, volvió al lugar pero jamás se repitió aquella noche.
me gusta como lo cuenta él:

“¿Sabes que paso?
esa noche nunca se repitió.
Era como si todo lo hubieran planeado por mí.
y las mismas personas estaban allí,
y espere y espere.
Espere dos años y me fui. Volví.
Espere dos años y medio más, me senté en una cagadera.
Nunca hubo otra noche como esa primera tarde.
Estaba atrapado en un sueño que quería.
Eso es todo, mierda mala.”

Y callado, mira al infinito de su interior dejándose llevar hasta la tristeza de su gesto.
Si algún día alguien me vuelve a preguntar que es poesía espero tener a mano este video.

Sigo con Charles. Es como si me hubiera hipnotizado. Lo que cuenta da sentido a su escritura y no puedo dejar de mamar de ese sentido, es como si con cada … (mierda, necesito el diccionario)…como si con cada entropía descodificara alguno de sus textos; y no puedo parar aunque tengo que hacerlo.

La voz dice: “olvida los conceptos bueno y malo”, y yo pienso: “vale, puedo volver ahí”.
Entonces machaco las dos pequeñas piedras que me quedan con un tarjetero y el borde del carnet de la biblioteca me ayuda a romper los fragmentos rebeldes.
Cuando tengo el polvo a mi gusto me adentro en el ritual de confeccionar las finas líneas, despacio, a mi gusto, sin más prisa que la del placer de hacerlo.

Más cerveza, más Bukovski…

Rock, 2Cellos versionando con sus violonchelos los clásicos, ACDC, metalica… ¡Dios, que gozada!.

Vaivén de cabezas, locura, humo y calor… mucho calor.

Ruido, ¡Que no cese el ruido!,
ritmos tribales sin tiempo, sin instrumento,
sin claves, ni de fa, ni de sol, ni de ostias…
solo cabezas que se agitan al compás del infierno.

Saltan hilos del arco, pedazos de fantasía,
fragmentos de un sueño imaginado por un dios abstracto,
un dios que los humanos intentan atrapar en
iglesias,
mezquitas,
templos varios…
un dios esquivo de muchos nombres.

Musa,
inspiración,
talento,
y si
también dios.

Libertad, innombrable concepto,
inatrapable realidad,
notas flotando que penetran en el alma de miles de almas
y las inspiran,
las hacen flotar,
reír,
soñar,
amar,
creer…

maúlla un gato y rompe la inercia del salto.

Abro la ventana y la madrugada me muerde,
clava un frío impropio en mi piel ardiente
y se bate en retirada impotente, vencida,
el infierno ha invadido el cielo y mi alma arde incendiada de vida. 

Vivo el ahora,
una eternidad sin reglas que explora la noche vagabundeando
atravesando un vacío de moral cargado de ética,
de malhechores con códigos de honor,
de prostitutas con dignidad,
de proxenetas vencidos por el dinero…
vacíos, ausentes de belleza.

Miro la bolsa de basura y veo mi vida.
Un paquete de miseria vomitada, orgánica,
invisible a los demás y real para quien la recoge.

Y vuelvo triste.

Te echo de menos y no podría decir quien eres.

Mentiría, diría que te necesito, pondría voz a lo que necesitas oír…
¿Para que?…
La verdad a veces miente porque siente pena
y la peor herida
siempre
es la que te produce una mentira piadosa.

01/17

Estándar
AULLIDOS PRIMORDIALES, Sin categoría

HUELLAS

“… hey nene, las estrellas dicen adiós

y tus manos bajan la cremallera de la noche

sin consecuencias en mi piel.

Hey nene, ¿perdiste la osa mayor?”

Dos manos abrazando la noche, una boca plagada de suspiros, la eterna entrega que dura dos latidos y el humo de un cigarro que traspasa mi cara como si el fantasma de mi mirada existiera…

Silencio, el eje de la tierra gruñe como si en lugar de girar sobre él fuera el gozne viejo de una puerta que chirría al abrirse a un cuadro de Van Gogh. Estrellas surcando oleos azules, emborronando con sus suspiros el trazo liso del cielo, llevando al baile de la demencia un horizonte de tejados y montes abrumados por la triste mirada de mil autorretrato…y una desconocida pidiendo caricias de piel rompiendo la perfecta sintonía.

“… hey nena, mis dedos ya dibujaron,

y aquel mapa era el tesoro que había en él.

No eres ella, no lo quise, no te quiero.

Hey nena, ódiame por el engaño.”

Un viento helado arranca un pedazo de mi alma como un mordisco cruel, brusco, y la vida vuelve a llenar la sangre de mis venas como la pólvora cargada en balas de alivio. Me disparo y resucito.

Ya no hay marcha atrás, imposible cerrar los ojos a una luna que me baña de plata fundida. Desnudo, triste, abandonado menos de mi, cuento los golpeos de las gotas cayendo sobre mi pecho, escucho el suspiro de su resbalar, el roce de su extenderse mientras cubren mi inútil piel…Amanece un sueño, y vuelvo a ser la piedra del mirador… un día más, un sol más.

“…nene, cambiaste mi noche por ilusión,

tus manos debajo de mi escote

prendieron la llama de un olvido cerrado, moribundo,

no puedes terminar con un “te ignoro”.”

Piel erizada que no responde al presente, solo al recuerdo de un pasado necesario y doloroso, al anhelo de lo que pudo ser y no fue, se olvida de vivir y sucumbe al delirio del viaje en el tiempo.

No puedo bajarme, galopo al ritmo de muchas melodías que me transportan a puntos marcados con banderas de inflexión y aunque reconozco cada sitio, cada momento, cada lugar, no me puedo reconocer hoy en el ayer… y aun así no quiero parar.

Mi mente no deja de decir “tu no eres ella” ; mi boca desprecia el oxigeno cargado de humo y ahora, y asfixia los pulmones de mi alma.

“…nena, ella fue dolor, frustración, lagrimas,

una intimidad llena de espacios incomprendidos.

Pero me pides un borrón en tinta indeleble.

No repetiré, pero matare por no olvidar.”

P 04/17

Estándar
IMPROVISACIONES

GATOS CALLEJEROS

El gato me mira,
Si no fuera porque se que lo que lamia es pis
Pensaría que esta mas borracho que yo.

Me sigue mirando, ron por orín, su intensidad me asusta,
Vive en su mirada.

Maúlla un reproche mezquino, traidor entre iguales, y se lo afeo bufando.

Me devuelve el desdén sin pasión, henchido de una razón invisible
Que empuja su desprecio hacia el aire que me abandona
Siguiendo su tranquilidad.

Estándar