Sin categoría

Niño perdido

Me costo, pero te encontré.

Agazapado, oculto tras un caparazón de edad,
de adultos aprendizajes,
tras una coraza de adiestrados miedos.

Te encontré y nos reconocimos.

te ofrecí mi mano, tu mano,
y mis arrugas se mezclaron con tu infancia,
niño que fui, olvidado yo.

Llora en nuestro abrazo, ya he llegado.

Tus lágrimas recorren el hielo de un abandono,
de un adiós dicho sin saber que existía,
de mi vergüenza por abandonarte a tu suerte.

Me costo encontrarte pero lo hice,
me conmovió tu llanto pero lo llore,
me avergonzó tu amor pero te abrace.

Ven a mí, a ti,
ven a la vida que se nos olvido vivir
mirando pasar
los esfuerzos por hacer mientras vivíamos…
mientras vivía sin ti.

ven a ti, niño que soy,
vuelve a la luz de tu lugar en mi madurez.

Nunca te fuiste, no podías hacerlo,
mi no libertad era tu cárcel y sus barrotes
el olvido que no supe evitar.

Ven al lugar que eres,
niño olvidado, recuperado, querido.

Pablo
04/17

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s